La cinta verde


El obispo Munilla y la compasión
gener 18, 2010, 7:27 pm
Filed under: Internacional, Sociedad | Etiquetes: , , , , , , ,

Lejos de la ultraconservadurismo que algunos –no pocos, parece que tiene pocos amigos– le achacaban, José Ignacio Munilla tomó posesión de su cargo como obispo de San Sebastián definiéndose como un “pobre y humilde” siervo del señor. Casi excusándose en su modestia. Ni 10 días más tarde de su nombramiento, el flamante obispo ha olvidado por completo sus votos de “pobreza y humildad” y se ha enfrascado en una total falta de empatía que caracteriza de la Iglesia moderna, no sólo con sus fieles, sinó con toda la población.

A ojos de este humilde siervo del señor, la catástrofe que ha devastado Haití, dejando bajo los escombros centenares de miles de cadáveres y otros muchísimos desamparados, es una minucia si la comparamos con otros grandes males que asolan la humanidad. Deberíamos, sin ir más lejos, “llorar por nosotros y por nuestra pobre situación esperitual”. “Quizás es un mal más grande el que nosotros estamos padeciendo que el que esos inocentes están sufriendo”, ha sentenciado. Ahí queda eso.

Es para aplaudir con las orejas. Si su mandato ya se inauguraba envuelto de polémica mediática, él ha sabido cómo consolidar esta tónica. Porque oyendo las perlas que dejó en la SER, seguro que este aspirante a más papista que el papa nos deleitará día sí, día también, con un rosario de repugnantes titulares y otras gilipolleces, carnaza para la derecha más recalcitrante que habita este país. No olvidemos su simpatía por el colectivo homosexual ni sus más buenos pensamientos hacia aquellas mujeres que, en ejercicio de su libertad, deciden interrumpir voluntariamente su embarazo. Todo amor.

¿Quieren los creyentes que este personaje les represente? Estoy convencida que, moralmente, la mayoría de creyentes no pueden aceptar este discurso trasnochado. O, sinceramente, eso espero. Alguien debería pedir explicaciones a este obispo venido a salvador de las almas humanas. La Iglesia no puede permitirse perder su voto de misericordia y compasión cristiana y, de un manotazo, ningunear la destrozada población de Haití, los derechos de los homosexuales o el derecho al aborto en pos de erigirse como adalides defensores de nuestra alma pecadora. Mi alma -atea y, por ello, pecadora- duerme muy tranquila. ¿Puede Munilla decir lo mismo de la suya?


2 comentaris so far
Deixa un comentari

Estic amb tu!q s ha cregut!

Comentari per Silvia

MUNILLA dijo VERDAD

Monseñor Munilla, en la entrevista que la periodista Gemma Nierga le hizo en el espacio La Mañana en la SER, dio en el clavo con sus declaraciones, y no tiene que rectificar nada señor Lehendakari del Gobierno Vasco, porque ha dicho absolutamente LA VERDAD.-

Visto la virulencia conque religiosos, políticos, escritores, periodistas, teólogos y demás gentes, se rasgan las vestiduras (y hasta las entrañas), para “condenar” al obispo Munilla, algo “gordo” y “verdadero” ha debido decir, porque sería propio de gente “sinsorga” atacarle de esa manera si lo que ha dicho “no es verdad”, ya que en ese supuesto sería mas correcto advertirle y sacarle de su error con argumentos de caridad cristiana (o no hacer “ni caso” a lo dicho, por… “estupidez”).-

Pero no.- Munilla ha dicho una gran VERDAD, y eso duele a los que se quieren erigir en pedestales de “sabiduría” para que la plebe “los aplauda”.-

A los soberbios les sale como un resorte eso de: “ha blasfemado”, “crucifiquémosle”, que es lo que en el fondo vienen ha decir y querer todos esos críticos del obispo.-

El obispo Munilla ha dicho que: es un mal más grande el que nosotros padecemos que el que esos inocentes sufren, refiriéndose a la catástrofe de Haití, para hacernos comprender “la gravedad del mal del que nos habla”.- También ha dicho otras muchas cosas que ustedes no quieren leer, agarrándose a esta frase como clavo ardiendo para “condenarle”.-

Son tan “monstruosos” los pensamientos de los que dicen que Monseñor es insensible a los dolores que padecen sus semejantes en Haití, que no hacen otra cosa que ratificar como verdaderas las opiniones del obispo respecto a la “enfermedad espiritual de nuestra sociedad”.-

¿A ustedes les extraña los males que nuestra sociedad padece?: “niños que desaparecen”, “chicas jóvenes terriblemente asesinadas”,“violaciones”, “mujeres acuchilladas por sus parejas”, “padres maltratados por sus hijos”, “profesores amenazados y despreciados por sus alumnos”, “policías encubridores de gravísimos delitos“, “financieros estafadores”, “empresarios que se quedan con lo ajeno”, “divorcios”, “abortos”, “terrorismo”, “políticos corruptos”, “jueces prevaricadores”, y… pueden seguir enumerando males hasta donde quieran.

Con lo que la juventud percibe de nuestra sociedad a través de los medios de comunicación como… “modelos de vida”, no es extraño que “después” pasen todas estas cosas, y para más inri, pretenden quitar los crucifijos de las escuelas y colegios, que es quitar los mandatos que Jesucristo nos dio para enderezar nuestras conductas, para que seamos “hombres nuevos”, y no hay nadie que nos haga ver la “gran catástrofe” a la que nuestra sociedad se encamina.- El obispo Munilla sí lo hace: con sus escritos, con sus declaraciones, con las explicaciones del Catecismo de la Iglesia Católica.-

Si la sal se desala… ¿quién la salará?.-

Me encantaría que todos esos “virulentos críticos” del señor obispo de San Sebastián: religiosos y teólogos, me explicasen el Catecismo de la Iglesia Católica como lo hace el obispo Munilla.-

De los titulares y tergiversaciones que hacen los periodistas en sus periódicos me extraña menos, porque viven de la noticia espectacular, “aunque sea mentira”.- No se si lo hacen queriendo ó sin querer, pero son muy hábiles en “recortar” frases ó pensamientos para que el titular sea “espectacular”, “monstruoso” y “escandaloso”, para que vayamos corriendo al kiosco a comprar el periódico.-

Un columnista que llama “tarugo” al señor obispo, también ha escrito: Eso de comparar la delicada situación española con la horripilante catástrofe de Haití no es solo una mentecatez, sino una blasfemia.- (aunque dice que puede estar emitiendo un juicio temerario al criticar a monseñor).-

Señor periodista, usted que escribe columnas que casi son “puro Evangelio”, ¿no le habrá traicionado también “ese pedestal” de tener que escribir a diario algo espectacular, sin pensar muy bien en lo que dice, para que compremos el periódico y le paguen a usted su sueldo?-

Quiero pensar que ha Munilla no le han, ó no han querido entenderle; por eso uno de esos teólogos que quieren “crucificarle” por lo dicho en la entrevista escribe: Para una persona que cree en Dios, lo más sagrado es la vida humana.-

¿No será… “LA VIDA ETERNA”… señor teólogo?, y por ende ¿la vida humana, que es sagrada para “los que creen” y para “los que no creen” en Dios? .-

Quiero estar, en este caso, al lado del señor obispo de San Sebastián: Don José Ignacio Munilla Aguirre, porque dijo VERDAD.-

Comentari per Quin King




Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s



%d bloggers like this: