La cinta verde


Tu muerto, mi muerto
gener 16, 2010, 8:05 pm
Filed under: Sociedad | Etiquetes: , , , , ,

La hecatombe de Haití reabre en mí un conflicto interno que hace días que se cierne. Tras abrirse la tierra, el terremoto de Haití y sus réplicas ostentan el dudoso honor de ser considerados ya “la mayor catástrofe humanitaria” con un reguero de muertos y desaparecidos que roza por cuantiosa la obscenidad. Lo hemos podido leer en los periódicos o recorriendo con el mando cualquier cadena de televisión.

Es el drama en directo. Las nuevas tecnologías nos han permitido seguir guerras, conflictos y catástrofes en el más riguroso directo. Y eso es positivo. La labor de los periodistas puede ser ahora inmediata y nos erigimos como una pequeña ventana en el lugar de los hechos a la que cualquier lector, telespectador u oyente puede asomarse para conocer de primera mano los hechos.

El problema, si debo llamarlo así, viene con la valiente -y totalmente imprescindible- cobertura que ejercen los medios audiovisuales, los más golosos para esta tarea, los que pueden ser una “ventana” real para mostrarnos la más cruda realidad sentados desde el sofá de casa. Nos hemos hartado de ver fotos e imágenes de muertos bajo las runas, de cadáveres sobre la acera macabramente ordenados en fila, de personas pidiendo auxilio atrapadas bajo los cascotes. Imágenes realistas que nos mantienen aferrados a la cadena en cuestión. Pero algunos medios se han dedicado a hacer, con el dolor, más audiencia. Y no en enseñar más sangre consiste informar.

En sus recomendaciones sobre el tratamiento informativo de las tragedias personales, el Consell Audiovisual de Catalunya recomienda que no se obtengan ni emitan primeros planos o planos cortos de personas heridas, en estado de choc, o en situación de sufrimiento. En cualquier caso, añade, no si su consetimiento explícito. Y, viéndoselas venir, suma a su listado de recomendaciones una que se ajusta más aún a este post: Las imágenes de dolor referidas a tragedias que se producen lejos del ámbito inmediato de referencia de los medios que las emiten han de ser utilizadas también con especial cuidado evitando causar, mediante diferencias flagrantes de trato, un efecto de banalización del sufrimeinto de los otros, en contraste con el sufrimiento de proximidad.

Y es que aquí se encuentra la esencia de la cuestión. Háganse la pregunta. ¿Vemos el rostro de la muerte cuando la víctima es de aquí? La respuesta es no. ¿Por qué? Porque no nos parece moral. Porque que algún televidente o lector de periódicos pueda encontrar la imagen de su ser querido criando malvas nos parece una idea incómoda. Suicidios, violencia machista, accidentes de tráfico, catástrofes naturales, homicidios…En ningún caso, si el sufrimiento es próximo, esa imagen aparece. Pero en cambio, si la víctima es de Haití, sí. O en el también caso del ataque a la sección congolesa, en el cubrimiento mediático del cual hemos visto el cadáver, balazo incluido, pasar por delante de nuestras retinas sin ni siquiera parpadear. ¿Dónde está la diferencia? ¿O es que mi muerto vale más que el tuyo?


2 comentaris so far
Deixa un comentari

100% d’acord! Estem tan acostumats (“anestesiats”) en com les TV tracten les imatges de catàstrofes amb morts “aliens” que ja ningú es fa aquestes preguntes.

Comentari per Magda

Els humans, tenim un sistema de defensa psicològic, que ens permet distanciar-nos del dolor. Quan el dolor es aliè, encara mes. Salut.

Comentari per Miquel Angel




Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s



%d bloggers like this: