La cinta verde


No estamos todos: faltan Roque, Alicia y Albert

Parece ser que, de forma indirecta, arrancan las negociaciones para intentar la liberación de los tres cooperantes catalanes de Barcelona Acció Soldària que secuestró Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) el pasado 29 de noviembre. Teniendo en cuenta la delicada situación entiendo el secretismo oficial pero, sinceramente, echo de menos muestras más elocuentes de apoyo a los tres cooperantes secuestrados y sus familias. Vamos, que tras la tragicomedia del Alakrana -por suerte, con final feliz- me parece que este nuevo secuestro en el África Occidental pasa sin pena ni gloria fuera de Catalunya.

He tenido que oir en programas de televisión de cadenas que -ya los sé, no debería verlas por mi salud- los tres cooperantes catalanes iban en la Caravana Solidaria poco más que a pasar el tiempo. En pocas palabras, se insinuaba que eran pijos con ganas de lavar sus conciencia de primer mundo. En mi humilde opinión, cualquier persona que dedique su tiempo libre y todos sus esfuerzos en mejorar -sea como sea- el futuro de otros merece, como mínimo, un respeto, al margen de su condición social y el dinero de su bolsillo. Y me merecen mucho más respeto que los que se entestan en criticarlos desde la butaca de su casa, sin mover un dedo ni por los que tienen al lado.

Hace años participé en una visita al campo de refugiados saharauis en Tindouf (Argelia), donde desde hace años Marruecos y los compinches europeos dejan morir toda una raza en el olvido. No me siento mejor personas que otros. Pero lo que pude ver ahí, lo que viví, no se me olvidará en mi vida. Y espero poder haber ayudado, por poco que sea, a la familia que me acogió y a dar a conocer su causa y su lucha. No soy una heroína ni pretendo serlo. Pero me niego a que se me tache de progre pija cuando, como mínimo, me tomé la molestia, el tiempo y el dinero para ir a conocer la situación. Me tomé la molestia de, dentro de mis humildes posibilidades, poder ayudar. Odio a quién intenta menoscabar la acción de las caravanas solidarias tratándoles de aprendices de superhéroes, pijos progres y aventureros con pasta. Si tan fácil es, sin tan poco valor tiene su acción, que muevan ellos el culo del asiento y vayan allí, e inviertan su tiempo y su dinero.

Por eso esperemos que estos indicios de negociaciones tengan su fruto y, más pronto que tarde, Roque, Alicia y Albert vuelvan a casa. Para nosotros, su labor es digna de elogio.


1 Comentari so far
Deixa un comentari

Des de que desaparecieron he oido de todo y de todos los colores, en lo speores momentos quando no sabiamos ni que havia sucedido ni quien los tenia capturados, la gente se sdedicava a hacer comentarios en l’Avui absolutamente despreciables hacia los cooperantes, es fàcil sentar-te en el sofa y criticar como tu dices, a ver quien es el progre pijo aqui, el que duerme abrazado al Iphone con vacaciones en el camping de la costa brava y aire acondicionado en el hotel? o el que va a montar y desmontar tiendas en medio del desierto, cargar y descargar camiones, y hacer miles de Km tansolo para que los qu eno gozan del privilegio de haber nacido en el primer mundo.
Merci por el post!

Comentari per Dringuets




Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s



%d bloggers like this: