La cinta verde


Menuda idiotez
Desembre 16, 2009, 2:48 pm
Filed under: Curiosidades, Sociedad | Etiquetes: , , , , , ,

Un hombre está en la calle. Hace frío. Ve un taxi que se acerca. Sin pensárselo dos veces, levanta la mano y comienza a hacer aspavientos para lograr llamar su atención y detenerlo. Pero cuando el taxi aminora la velocidad y se encuentra a su altura, se percata que la conductora es una mujer. Y decide no cogerlo. Se acerca al vehículo y asomado a la ventanilla se disculpa: “¡Lo siento, señora, pero prefiero que el taxi lo conduzca un hombre!“.

Ante esta situación, todos nos echaríamos las manos a la cabeza. ¡Qué se han creído estos hombres! ¡En pleno siglo XXI y todavía con esta actitud! ¡Lo que hay que ver en nombre del machismo!

Pero parece que esta ridícula situación se ha materializado, ¡pero a la inversa! La empresa Servitaxi ha anunciado su intención de poner en marcha una línea de taxis conducidos por mujeres -hasta ahí correcto- y sólo para mujeres. Ante semejante gilipollez -perdón por la expresión- me pregunto en qué están pensando. “No es que hayamos recibido ninguna queja del trato de los taxistas hombres ni que haya habido ningún problema de inseguridad o de acoso“, aseveran a modo de explicación tranquilizadora.

Debería, pues, quedarme más tranquila. Pero, por contra, esta iniciativa genera en mi un desasosiego creciente. Hasta tal punto que desata en mí una profunda sensación de cabreo. Y aún más cuando se escudan en que este servicio puede cubrir las necesidades de mujeres víctimas de la violencia de género. No, por favor, no juguemos con eso. Ni tan siquiera me hacen gracia las declaraciones de la promotora del infortunio -que ya lleva un tiempo practicándose en Londres pintaditos de rosa bajo el nombre de Pink Ladies- según la cual muchas usuarias que se suben a su taxi “agradecen que lo conduzca una mujer, sobre todo las mujeres mayores porque les gusta que alguien les escuche y les hable, y las chicas jóvenes cuando vuelven de fiesta y hablan de sus ligues“.

Centrémonos. Soy mujer. Tengo 31 años y si no cojo un taxi a no ser que sea necesario es porque mi bolsillo me lo agradece sobradamente. Odio el color rosa, no me gusta que me den conversación en un taxi, y mucho menos le cuento al conductor del mismo el minuto y resultado de mi último ligue. ¿Que si he tenido alguna que otra mala experiencia en un taxi? Sí. Pero como la he tenido en la calle, en el centro de trabajo o en cualquier otro espacio donde me cruzo con personas, unas buenas y otras malas. No por eso aspiro a forma un ecosistema femenino paralelo donde alguien que cree estar por encima de todo vele por mi seguridad y me salvaguarde de un “infierno masculino” que acecha las celestiales almas femeninas allá donde fueren.

Por favor, basta ya de utilizar los derechos de la mujer en vano para este tipo de gilipolleces de boatiné y rulos. Al menos, no en mi nombre. Ya es hora que luchemos juntos por un mundo mejor y más justo, donde hombres y mujeres -repito, hombres y mujeres- podamos aspirar a las mismas posibilidades.  Sin necesidad de feminismos vacíos de contenido sólo capaces de crear la anécdota del día.


1 Comentari so far
Deixa un comentari

Molt d’acord amb tot el que dius, Laura. Prou de tonteries i de defenses inútils dels drets de les dones, que sembla que siguem un món apart. I molt encertada l’expressió GILIPOLLECES DE BOATINÉ i RULOS. Crec que no ho podries haver descrit millor!!!

Comentari per Esther G. Ferrero




Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s



%d bloggers like this: